¿Quién es la Virgen María para niños?

David GR

Updated on:

La Virgen María es la madre de Jesús, y se trata de una mujer muy especial y bendecida por Dios. Su vida nos enseña lecciones importantes sobre el amor, la fe y la entrega. Vamos a explorar 10 momentos clave en la vida de la Virgen María.

10 momentos clave en la vida de la Virgen María

1) Anunciación de la Virgen María

Había una vez una mujer llamada María. Ella era muy especial porque fue elegida por Dios para ser la mamá de Jesús, el hijo de Dios. María era una chica muy amable y obediente, y siempre confiaba en Dios.

Un día, un ángel llamado Gabriel apareció frente a María y le dijo: «¡Hola, María! Tienes un trabajo muy importante. Vas a tener un bebé y será el hijo de Dios». Imagina a María, una joven mujer, recibiendo esta noticia sorprendente. 

Anunciación de la Virgen María con  ángel Gabriel

María se sorprendió mucho porque todavía no estaba casada para tener hijos, pero confió en Dios y aceptó su misión. Después de que el ángel Gabriel le dijo a María que sería la madre de Jesús, ella se sintió muy emocionada y feliz. Pero también tuvo algunas preguntas y quería compartir su alegría con alguien de confianza.

2) La visitación de María a Isabel

Entonces, María decidió hacer un viaje para visitar a su prima Isabel, quien también estaba esperando un bebé. Isabel era mayor que María y estaba casada con un hombre llamado Zacarías. Sin embargo, lo más sorprendente era que Isabel también estaba esperando un bebé muy especial, quien sería Juan el Bautista.

Cuando María llegó a la casa de Isabel, algo maravilloso sucedió. Tan pronto como Isabel escuchó la voz de María, el bebé en su vientre saltó de alegría. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó: 

¡Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!

Lucas 1:42 

María estaba llena de gozo y gratitud. Durante su visita, María y Isabel se apoyaron mutuamente y compartieron sus alegrías y esperanzas. Fue un momento de unión familiar muy especial. María se quedó con Isabel durante un tiempo antes de regresar a su hogar. La visita de María a Isabel nos enseña la importancia de tener amor y apoyo entre la familia. 

3) Nacimiento de Jesús

María y José viajaron desde Nazaret a Belén porque el emperador César Augusto había ordenado un censo. María estaba embarazada y pronto daría a luz al bebé Jesús.

Cuando llegaron a Belén, ya era tarde y no encontraron un lugar para hospedarse. Pero Dios tenía un plan especial para este nacimiento. María y José encontraron refugio en un humilde establo, donde dormían los animales. Allí, en ese establo sencillo, nació Jesús.

María envolvió al bebé en pañales y lo acostó en un pesebre, que es una especie de cuna para los animales. No había una cuna lujosa, pero eso no importaba, porque Jesús era un regalo especial de Dios para el mundo.

la Virgen María y jesus

El nacimiento de Jesús es un recordatorio de que Dios nos ama tanto, que envió a su propio Hijo para que viviera entre nosotros y nos mostrara el camino del amor y la salvación. Es un momento de esperanza y celebración para todos.

4) Presentación en el Templo

Cuando Jesús era un niño, María y José lo llevaron al templo para presentarlo a Dios. Allí, un hombre sabio llamado Simeón dijo que Jesús sería muy especial y que traería mucha alegría al mundo: 

28  Entonces él le tomó en sus brazos, y bendijo á Dios, y dijo…30  Porque han visto mis ojos tu salvación, 31  La cual has aparejado en presencia de todos los pueblos; 32  Luz para ser revelada á los Gentiles, y la gloria de tu pueblo Israel. 33  Y José y su madre estaban maravillados de las cosas que se decían de él.  

Lucas 2

5) Huida a Egipto

Después del nacimiento de Jesús, María y José tuvieron que enfrentar un desafío. Un rey malvado llamado Herodes se enteró de la llegada de Jesús, y tuvo miedo de perder su poder. Herodes planeaba hacerle daño a Jesús, así que Dios les advirtió en un sueño que debían huir a Egipto para mantener a salvo al niño.

María y José obedecieron a Dios y rápidamente se prepararon para el viaje. Empacaron sus cosas y tomaron a Jesús en brazos. Juntos, se embarcaron en un largo viaje hacia Egipto, buscando refugio y protección.

Imagínate a María y José llevando a Jesús en sus brazos mientras caminaban por caminos polvorientos. Era un viaje difícil y cansado, pero sabían que debían hacerlo para mantener a salvo al niño Jesús.

Finalmente, llegaron a Egipto, un país lejano y desconocido para ellos. Allí encontraron un lugar seguro para quedarse y comenzar una nueva vida temporalmente. Dios siempre estuvo con ellos, protegiéndolos y cuidándolos en todo momento.

María y José demostraron su amor y valentía al proteger a Jesús, su hijo especial. También nos recuerda que a veces debemos hacer sacrificios y enfrentar desafíos para seguir el plan de Dios.

6) Pérdida y encuentro de Jesús en el Templo

Cuando Jesús tenía doce años, María y José lo llevaron a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua, una festividad muy importante para su fe. Después de terminar la celebración, María y José se unieron a un grupo de personas que viajaban de regreso a su hogar en Nazaret.

Sin embargo, en medio del viaje, María y José se dieron cuenta de que Jesús no estaba con ellos. Imagina la preocupación y el miedo que sintieron al darse cuenta de que habían perdido a su hijo en una ciudad tan grande como Jerusalén.

Rápidamente, María y José regresaron a Jerusalén en busca de Jesús. Después de buscarlo durante tres días, finalmente lo encontraron en el Templo, sentado entre los maestros y escuchándolos con atención. Todos los que lo escuchaban se maravillaban de su sabiduría y su comprensión.

María, llena de alivio y emoción, le dijo a Jesús: «Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos buscado angustiados». Jesús, con calma y sabiduría, les respondió: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que debo estar en la casa de mi Padre?».

Este encuentro fue un momento de enseñanza y aprendizaje tanto para María y José como para Jesús. Jesús les recordó que tenía una misión especial, que era la de enseñar sobre el amor y el reino de Dios. Aunque tenía solo doce años, Jesús ya mostraba su profunda conexión con Dios y su comprensión de su propósito en la Tierra. 

7) Bodas de Caná

Había una vez una boda en la ciudad de Caná. María, la madre de Jesús, y Jesús mismo, junto con sus discípulos, fueron invitados a esta celebración especial. Imagina una fiesta llena de música, comida deliciosa y risas.

Durante la boda, ocurrió algo inesperado. El vino, una bebida importante en las celebraciones, se estaba acabando. Esto era un problema, porque en esa época, el vino era una forma de mostrar hospitalidad y alegría a los invitados.

María, siempre atenta y compasiva, se dio cuenta de la situación y se acercó a Jesús. Ella le dijo: «No tienen vino». María confiaba en que Jesús podría hacer algo para ayudar.

Jesús, aunque inicialmente le dijo a su madre que no era el momento adecuado para actuar, decidió hacer un milagro. Él le pidió a los sirvientes que llenaran seis grandes tinajas de agua. Luego, Jesús convirtió ese agua en vino, ¡y no solo en cualquier vino, sino en el mejor vino que se hubiera probado en la boda!

María y Jesús en las Boda de Cana

Este evento es el primer milagro de Jesús y marca el comienzo de sus milagros públicos y revela su identidad como el Hijo de Dios. Fue un momento en el que Jesús demostró su poder y comenzó a reunir seguidores.

8) Camino al Calvario y la crucificcion

Después de que Jesús realizó muchos milagros y enseñó sobre el amor y el reino de Dios, llegó el momento más difícil de su vida. Jesús sabía que su misión era morir en la cruz para salvar a la humanidad del pecado.

María acompaña a Jesús en su camino hacia la crucifixión. Su presencia en esta tragedia demuestra su fortaleza y valentía, soportando el dolor de ver a su hijo sufrir. A pesar de su propio dolor, Jesús consoló a estas mujeres y les dijo que no lloraran por él.

Finalmente, Jesús llegó al Calvario, el lugar donde sería crucificado. Allí, los soldados romanos clavaron sus manos y sus pies en la cruz, causándole un inmenso dolor. A pesar de todo, Jesús mostró una increíble compasión y perdón hacia aquellos que lo crucificaron, diciendo: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen«.

En la cruz, Jesús sufrió físicamente y espiritualmente. Experimentó una gran agonía y se sintió abandonado por Dios. Pero su sacrificio tenía un propósito: dar su vida para salvar a la humanidad del pecado y abrir el camino a la reconciliación con Dios.

9) La resurrección

Después de la resurrección, Jesús se apareció a María Magdalena y a otras mujeres, y es probable que María, como madre, haya experimentado una gran alegría y alivio al saber que su hijo estaba vivo nuevamente.

resurrección, de Jesús

La conexión entre la resurrección y la Virgen María muestra su profunda fe y su papel como testigo de los eventos más importantes en la vida de Jesús. María es considerada como un modelo de fe y devoción, y su presencia en la resurrección de Jesús resalta la importancia de la maternidad y la cercanía de Jesús con su familia.

10) Asunción

Al final de su vida terrenal, aunque no se recoge en la Biblia, se cree que María es llevada al cielo en cuerpo y alma. Este momento muestra la especial relación que tiene con Dios y su papel como madre y modelo para los creyentes.

David GR