El Salmo 23 para niños: una guía de paz y protección

David GR

Updated on:

Hoy les voy a hablar de algo muy especial: el Salmo 23. Este es un capítulo pequeñito de la Biblia, pero ¡tiene un mensaje gigante y hermoso!

El Salmo 23 es como una carta de amor escrita por el rey David para Dios. David era un rey, pero antes había sido pastor de ovejas. Él sabía muy bien cómo cuidar a sus ovejitas y las quería mucho. Así que escribió este salmo pensando en cómo Dios cuida de nosotros, como un pastor cuida de sus ovejas.

¿Por qué es importante para nosotros, los niños? Bueno, este salmo nos enseña que Dios está siempre con nosotros, cuidándonos y dándonos amor. A veces, podemos sentirnos solos, tristes o asustados, pero este salmo nos recuerda que Dios es como un súper-amigo que nunca nos deja solos.

El Salmo 23 también nos ayuda a entender que Dios nos da todo lo que necesitamos, nos protege y nos hace sentir seguros. Es como tener un superhéroe que está siempre a nuestro lado.

Traducción infantil del Salmo 23

«El Señor es mi pastor; nada me falta.

En verdes pastos me hace descansar y me lleva a ríos tranquilos.

Renueva mis fuerzas y me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.

Aunque pase por valles muy oscuros, no tengo miedo, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me protegen.

Preparas una mesa delante de mí frente a mis enemigos; unges mi cabeza con perfume; mi copa está rebosando.

Tu bondad y tu amor me acompañarán todos los días de mi vida; y viviré en la casa del Señor por siempre.»

Salmo 23 para niños Dios cuidando de las ovejas

Explicación del Salmo 23 para niños

Verso 1: «El Señor es mi pastor; nada me falta»

Imaginen que son ovejitas en un campo grande y bonito. ¿Saben quién cuida de las ovejas? ¡El pastor! En este verso, nos dicen que Dios es como un pastor. Él cuida de nosotros y nos da todo lo que necesitamos, ¡así que no nos falta nada!

Verso 2: «En verdes pastos me hace descansar y me lleva a ríos tranquilos»

Aquí nos imaginamos que estamos en un lugar hermoso, con pasto verde para descansar y un río suavecito donde beber agua. Dios nos lleva a lugares donde podemos estar tranquilos y felices, como las ovejas que descansan y beben agua fresquita.

Verso 3: «Renueva mis fuerzas y me guía por sendas de justicia por amor a su nombre»

A veces nos sentimos cansados o confundidos, ¿verdad? Pues Dios nos da fuerzas nuevas y nos muestra el camino correcto, porque nos quiere mucho. Él quiere que hagamos lo bueno y lo justo.

Verso 4: «Aunque pase por valles muy oscuros, no tengo miedo, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me protegen»

A veces nos da miedo, como cuando está oscuro. Pero este verso nos dice que no debemos tener miedo porque Dios está con nosotros siempre. Con su vara y cayado, como un pastor, nos cuida y protege. Podemos enfrentar situaciones difíciles y aterradoras en nuestra vida, pero no debemos tener miedo porque Dios está siempre con nosotros. Él nos protege y nos da valentía para enfrentar cualquier desafío.

Verso 5: «Preparas una mesa delante de mí frente a mis enemigos; unges mi cabeza con perfume; mi copa está rebosando»

Dios es como un amigo que nos invita a una cena especial, incluso cuando hay problemas o personas que no son amables. Nos trata con mucho cariño, como si nos pusiera perfume en la cabeza, y nos da tanto amor que nos sentimos muy, muy felices.

Verso 6: «Tu bondad y tu amor me acompañarán todos los días de mi vida; y viviré en la casa del Señor por siempre»

Este último verso nos dice que Dios siempre está con nosotros, cada día, con su amor y bondad. Y lo mejor de todo, es que podemos estar con Él siempre, como si su casa fuera nuestra casa también.

Este salmo es como un cálido y amoroso abrazo de Dios, recordándonos que Él siempre está con nosotros. Nos dice que no estamos solos, incluso cuando nos sentimos tristecitos o tenemos un poquito de miedo. Dios está siempre ahí, cuidándonos y protegiéndonos, como un pastor amoroso con sus ovejitas.

Y saben, chicos y chicas, cuando se preparen para dormir o si alguna vez necesitan sentirse más cerca de Dios, pueden rezar este salmo. También pueden explorar y leer otros salmos para dormir bien, como una dulce canción de cuna que nos recuerda que Dios está con nosotros, cuidándonos durante toda la noche.

Actividades sobre el Salmo 23 para niños

1. Teatro de Sombras del Salmo 23

  • ¿Qué necesitan? Linterna, sábanas blancas, y figuras de cartón (ovejas, un pastor, árboles, un río).
  • ¿Qué hacer? Los niños pueden crear un pequeño teatro de sombras. Con las figuras de cartón, representarán el Salmo 23 detrás de una sábana blanca, usando una linterna para proyectar las sombras. Cada niño puede tomar un verso y representarlo con las figuras. ¡Será como ver el salmo cobrar vida en una película de sombras!

2. Dibujando Mi Verso Favorito

  • ¿Qué necesitan? Hojas de papel, colores, marcadores y pegatinas.
  • ¿Qué hacer? Cada niño elige su verso favorito del Salmo 23 y lo dibuja. Puede ser una imagen de una ovejita en pastos verdes, un río tranquilo, o cualquier otra parte que les guste. Luego, pueden compartir su dibujo con los demás y explicar por qué eligieron ese verso. Esta actividad ayuda a los niños a conectar personalmente con el mensaje del salmo.

3. El Juego de la Memoria del Salmo 23

  • ¿Qué necesitan? Tarjetas de memoria (hechas con cartulina), con pares de imágenes y versos del Salmo 23.
  • ¿Qué hacer? En unas tarjetas, dibujan o pegan imágenes que representen partes del salmo (como una oveja, un pastor, un río). En otras, escriben partes del texto del salmo. Mezclan todas las tarjetas y las ponen boca abajo. Los niños deben encontrar los pares que coinciden (imagen con su verso correspondiente). Este juego ayuda a los niños a memorizar el salmo de una manera divertida y desafiante.
David GR