5 Salmos para que los niños duerman bien (con explicación)

David GR

Updated on:

Dormir es uno de los momentos más importantes del día para los niños. Es el tiempo en que nuestro cuerpo y mente descansan y se recuperan. Sin embargo, a veces, encontrar la paz necesaria para dormir puede ser difícil. 

Los Salmos nos aseguran que nuestros sueños están protegidos. Como un escudo invisible, las palabras de estos poemas nos rodean y nos permiten soñar con esperanza y alegría. Esto es más que solo una buena historia nocturna; es una promesa de protección y cuidado incluso en nuestros pensamientos y sueños. 

En esta página, he adaptado la traducción de los Salmos para que los niños las puedan entender mejor, pero puedes ver la traducción de la Biblia de Reina Valera si lo prefieres. También añado una breve explicación para poder explicar mejor cómo nos pueden ayudar. 

A continuación, comparto algunos salmos que puedes leer con tus pequeños antes de ir a dormir.  

Niña durmiendo con oso en la cama después de escuchar salmos para dormir

Salmo 23

«El Señor es como mi cuidador de ovejas, con él no me falta nada. Me deja jugar en campos llenos de pasto verde, y me lleva a descansar cerca de riachuelos donde el agua está calmada y silenciosa. Me hace sentir mejor cuando estoy triste, y me muestra el camino correcto para ser una buena persona, como Él. Incluso cuando paso por lugares oscuros y me siento un poco asustado, no me siento solo, porque sé que Él está conmigo, con su bastón me guía y me hace sentir seguro.«

Explicación para niños:

Imaginen que el Señor es como un cuidador de ovejas que te quiere mucho. Él siempre está ahí para ti, como un amigo fiel. Con él a tu lado, nunca te falta nada.

El Señor te lleva a jugar en campos verdes y hermosos, donde puedes correr y divertirte. 

También te lleva a descansar cerca de riachuelos tranquilos, donde puedes escuchar el agua suave y silenciosa. Estos lugares te hacen sentir feliz y en paz.

Cuando te sientes triste, el Señor está allí para consolarte y hacerte sentir mejor. Él te enseña el camino correcto para ser una buena persona, como él lo es. Él te guía y te muestra cómo hacer las cosas bien.

Incluso cuando pasas por lugares oscuros o te sientes un poco asustado, no tienes que preocuparte. El Señor siempre está contigo. Él usa su bastón para guiarte y protegerte. Con él a tu lado, te sientes seguro y protegido.

Descubre más sobre el Salmo 23 para niños y explora divertidas actividades para ayudar a los niños a aprender y reflexionar sobre el Salmo.

Salmo 3:2-7

«Señor, parece que tengo un montón de gente que no me quiere bien, muchos que parece que están en mi contra. Algunos incluso dicen que no tienes ningún plan para ayudarme. Pero tú, Señor, eres como mi superhéroe con un escudo gigante, eres como la estrella más brillante en mi noche, la razón por la que me siento grande y fuerte. Cuando le pido ayuda, Él siempre escucha y me contesta desde su casa en el cielo. Cuando me acuesto y cierro los ojos, no me preocupo, porque sé que Él está conmigo y puedo dormir tranquilo. Y cuando me levanto, sigo sin preocuparme, incluso si hay mucha gente alrededor que parece no quererme bien, porque sé que el Señor está a mi lado.»

Explicación para niños:

Imagínate que tienes a alguien muy poderoso y amoroso a tu lado. Este alguien es como un superhéroe con un escudo gigante, siempre listo para protegerte. Es como la estrella más brillante en tu noche, que te da luz y te hace sentir seguro.

Cuando te sientes triste o asustado, puedes hablar con este alguien especial desde tu corazón, y él siempre te escucha. Alguien que vive en el cielo y siempre está listo para ayudarte.

Incluso cuando te vas a dormir, no tienes que preocuparte, porque sabes que este alguien está contigo, cuidándote mientras descansas

Y cuando te despiertas, no tienes que preocuparte aunque haya personas que no te traten bien, porque tienes la certeza de que este alguien siempre está a tu lado.

Así que, aunque haya momentos difíciles y personas que no te quieran bien, recuerda que siempre tienes a este ser especial a tu lado. Él te da fuerzas y te hace sentir grande y fuerte.

Salmo 4:9

«Me voy a la cama y me quedo dormido enseguida, porque tú, mi querido Señor, me haces sentir seguro y en paz.»

Explicación para niños:

Imagínate que tienes un amigo muy especial, y ese amigo es el querido Señor. Cuando te vas a la cama y cierras los ojos, él está ahí contigo. Él te hace sentir seguro y tranquilo.

Puedes confiar en que el querido Señor está cuidando de ti mientras duermes. No tienes que preocuparte por nada, porque él está a tu lado. Eso hace que te sientas en paz y puedas quedarte dormido rápidamente.

Así que, cuando te acuestes en la cama, recuerda que el querido Señor está contigo, velando por ti. Eso te dará la tranquilidad que necesitas para tener un buen descanso y tener dulces sueños. Explora 15 oraciones que puedes rezar con niños antes de dormir.

Salmo 116: 5-7

«Dios es nuestro amigo en el cielo es súper bueno y siempre hace lo correcto, es muy, muy amable. Dios cuida a aquellos que son sinceros y amables: cuando me sentía muy triste y solo, Él me ayudó a sentirme mejor. Voy a respirar hondo y tranquilizarme porque Él ha sido muy bueno conmigo

Explicación para niños:

Imagínate que tienes un amigo muy bueno y amable, alguien que siempre te ayuda cuando lo necesitas. Eso es lo que se dice sobre Dios en este pasaje. Se describe como alguien que es amable y correcto, y que cuida de las personas que son simples y humildes.

Ahora, cuando dice que el Señor protege a los sinceros, significa que está ahí para ayudar a las personas que no son complicadas ni orgullosas. Si alguna vez te sientes triste o preocupado, este pasaje dice que Dios puede salvarte, puede ayudarte a sentirte mejor.

Y al final, cuando dice: «Voy a respirar hondo y tranquilizarme porque Él ha sido muy bueno conmigo», significa que la persona que escribió esto está agradecida porque Dios ha sido amable y ha hecho cosas buenas en su vida. Está esperando que eso le ayude a encontrar paz y tranquilidad en su corazón para dormir. 

Salmo 91:1-5

«Si te sientes seguro como si estuvieras en un fuerte súper alto, o como si estuvieras en una casa cálida y protegida por el más fuerte de todos, puedes decir a Dios: «Tú eres mi escondite seguro, mi castillo fuerte, mi amigo en quien puedo confiar». Él te salvará de las trampas que te ponen en el camino y de cualquier cosa mala que ande rondando; te cubrirá con sus alas como un pájaro grande y fuerte, y te mantendrá a salvo como si estuvieras debajo de ellas, su promesa de cuidarte es como un escudo que te protege. Así que no tendrás miedo de la noche ni de las cosas que te asustan durante el día,»

Explicación para niños:

Imagina que estás en un fuerte súper alto, donde nadie puede alcanzarte ni hacerte daño. O tal vez en una casa acogedora, donde te sientes seguro y protegido por alguien muy fuerte.

Puedes decirle a Dios, que es como tu amigo más cercano, que él es tu escondite seguro, tu castillo fuerte. Cuando le hablas, él te protege de todas las cosas malas que puedan suceder y de los problemas que te puedan poner en el camino. 

Es como si él te cubriera con sus alas, como un pájaro grande y fuerte. Bajo esas alas, te mantiene a salvo y te protege.

La promesa de Dios es como un escudo que te cuida y te protege de todo lo que te asusta. Así que no tienes que tener miedo, ni de la oscuridad de la noche, ni de las cosas que te asustan durante el día.

La paz y promesa de los salmos para que los niños duerman bien

Los Salmos son cánticos que fueron escritos hace miles de años, pero sus palabras aún resuenan con nosotros hoy. Estos textos bíblicos son como canciones que nos calman y nos recuerdan que no estamos solos. 

Al final del día, lo que todos buscamos es tranquilidad. Y eso es justo lo que los Salmos nos ofrecen. No solo son palabras en una página, sino palabras que se han dicho y cantado por generaciones. Son palabras para el corazón, especialmente para el corazón de un niño que busca seguridad al cerrar los ojos.

Los Salmos nos invitan a tener esa sensación de ligereza y comodidad. No hay preocupaciones que sean demasiado pesadas para llevarlas a la cama, porque a través de los Salmos, podemos dejar esos problemas a un lado y descansar en la promesa de un nuevo día lleno de nuevas misericordias. 

Esta noche, cuando los niños se prepares para dormir, recuerda los Salmos y siente cómo te llevan a un lugar de descanso y protección. Y así, con el corazón tranquilo y el espíritu sereno, podrás decir: “En paz me acostaré y dormiré; porque solo tú, Dios, me haces vivir confiado.”

David GR