40 nombres bíblicos para niños y niñas y su significado

David GR

Updated on:

Elegir un nombre bíblico para un niño o una niña puede ser una hermosa manera de iniciar su vida con una bendición y una historia de fe y coraje. En la tradición bíblica, los nombres no son solo etiquetas, sino que llevan consigo un significado espiritual y una conexión con la historia. Por esta razón, elegir un nombre para un niño o una niña es una decisión importante y significativa para muchos padres.

En la cultura hispana, los nombres bíblicos han mantenido su popularidad a lo largo de los años. La influencia de la Biblia en la vida cotidiana y en la tradición familiar ha llevado a que nombres como David, María, Daniel o Isabel, entre otros, sean comunes en la comunidad hispanohablante.

Esta preferencia por los nombres bíblicos refleja el deseo de muchos padres de infundir valores religiosos y significado espiritual en la identidad de sus hijos. A continuación, comparto algunas de los nombres de la Biblia para niños y niñas más bonitos junto con su significado

Nombres bíblicos para niños

diversos personajes representando nombres bíblicos para niños

1. David

David significa «amado». Fue un rey valiente y el autor de muchos salmos. Como niño, David demostró gran fe al enfrentarse al gigante Goliat con solo una honda y una piedra. Su confianza en Dios demuestra su gran fe «El Señor es mi pastor; nada me faltará.» – Salmo 23:1

2. Daniel

Daniel, que significa «Dios es mi juez», fue un joven que mostró gran fidelidad a Dios. Se destacó en la corte del rey por su habilidad para interpretar sueños, un don que le fue otorgado por Dios. Su historia es un ejemplo de integridad y fe ante la adversidad, destacando en episodios como la negativa a comer alimentos impuros y su milagrosa supervivencia en el foso de los leones.

3. José

José, cuyo nombre significa «Dios añadirá», destacó por sus sueños proféticos desde niño. Vendido como esclavo por sus hermanos, superó la adversidad y ascendió a ser gobernador de Egipto, salvando a su familia y a muchos otros del hambre. Descubre más sobre la vida, el carácter y la historia de José

4. Moisés

Moisés, que significa «sacado del agua», fue rescatado y criado por la hija del faraón de Egipto. Elegido por Dios, Moisés lideró la liberación de los israelitas de la esclavitud y los guio hacia la Tierra Prometida, recibiendo los Diez Mandamientos.

5. Samuel

Samuel, cuyo nombre significa «Dios ha escuchado», fue un profeta y juez de Israel. Desde niño, sirvió en el templo bajo la tutela de Eli y fue llamado por Dios para liderar al pueblo israelita en tiempos difíciles.

6. Isaac

Isaac, que significa «hacer reír» (Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo, Génesis 21:6), nació como resultado de una promesa divina a Abraham y Sara en su vejez. Su nacimiento simboliza la fe y la bendición, y jugó un papel clave en la historia de la fe judía y cristiana.

7. Jonás

Jonás, cuyo nombre significa «paloma», es famoso por su historia en la que fue tragado por un gran pez. La historia de Jonás es una lección de obediencia y arrepentimiento, mostrando el perdón y la misericordia de Dios.

8. Mateo

Mateo, que significa «regalo de Dios», fue recaudador de impuestos antes de convertirse en uno de los doce apóstoles de Jesús. Es reconocido como el autor del primer Evangelio, que relata la vida y enseñanzas de Jesús.

9. Lucas

Lucas, que significa «luminoso», trabajó como médico y es conocido como el autor del tercer Evangelio y los Hechos de los Apóstoles, resaltando la compasión y el amor universal de Jesús.

10. Marcos

Marcos, cuyo nombre significa «consagrado a Marte», es tradicionalmente identificado como el autor del segundo Evangelio. Su relato es una fuente vital para conocer la vida, muerte y resurrección de Jesús.

11. Juan

Juan, cuyo nombre significa «Dios es misericordioso«, fue un pescador que se convirtió en uno de los discípulos más queridos de Jesús. Autor del cuarto Evangelio, sus escritos enfatizan el amor y la divinidad de Jesús.

12. Pedro

Pedro, que significa «piedra», fue pescador antes de convertirse en uno de los principales apóstoles de Jesús. Es conocido por su fe sólida y por ser la «roca» sobre la cual Jesús dijo que edificaría su iglesia.

13. Pablo

Pablo, cuyo nombre significa «pequeño», empezó persiguiendo a los cristianos antes de convertirse en un apóstol y misionero clave. Autor de varias epístolas, su trabajo fue fundamental en la difusión del cristianismo.

14. Isaías

Isaías, cuyo nombre significa «salvación del Señor», fue un profeta que vivió en Jerusalén. Conocido por sus profecías mesiánicas, destacó por predecir la venida de un «Siervo sufriente», interpretado por muchos como una referencia a Jesucristo. 

15. Jeremías

Jeremías, cuyo nombre significa «exaltado por el Señor», fue un profeta que vivió durante un periodo turbulento en la historia de Judá. Conocido por sus profecías y lamentos, siempre confió en Dios a pesar de las dificultades.

16. Ezequiel

Ezequiel, que significa «Dios fortalecerá», fue un profeta durante el exilio babilónico. Conocido por sus visiones simbólicas, enfatizó la responsabilidad individual y la esperanza de restauración.

17. Elías

Elías, cuyo nombre significa «mi Dios Yahvé es mi guía», fue un profeta conocido por sus milagros y su valentía al desafiar a los falsos profetas de Baal, demostrando el poder del Dios verdadero.

18. Noé

Noé, que significa «descanso», es recordado por su obediencia a Dios al construir un arca para salvar a su familia y a diferentes especies animales del diluvio universal, marcando un nuevo comienzo para la humanidad.

19. Adán

Adán, que significa «hombre», fue el primer ser humano creado por Dios. Vivía en el Jardín del Edén junto a Eva. La historia de Adán y Eva es fundamental en las enseñanzas sobre el origen de la humanidad y el pecado.

20. Abraham

Abraham, cuyo nombre significa «padre de multitudes», es una figura clave en la historia bíblica. Su fe inquebrantable en Dios (incluso cuando Dios le pidió que sacrificara a su amado hijo Isaac como una muestra de confianza) lo estableció como el patriarca de las naciones judía, cristiana e islámica.

Nombres bíblicos para niñas

bebe niña nombres bíblicos para niñas

Abigail: La Inteligencia y la Belleza en Armonía

En la Biblia, Abigail se presenta como una mujer sabia y hermosa. Su historia se encuentra en el libro de Samuel (1 Samuel 25:3), donde demuestra ser prudente y con un gran corazón. Darle este nombre a una niña podría significar el deseo de que posea una inteligencia emocional y una belleza interior que brille por siempre.

Esther: Una Estrella de Valentía

Esther o Ester, que significa «estrella» en persa, es la protagonista de uno de los libros más emocionantes de la Biblia. Su valor para proteger a su pueblo es admirable, una joven que se convierte en reina y usa su posición para hacer el bien (Libro de Ester 4:14). Llamar a una niña Esther es inspirarla a ser valiente y a utilizar sus talentos para ayudar a los demás.

Rut: La Lealtad como Bandera

La historia de Rut es un relato conmovedor sobre la lealtad y el amor. Rut, una mujer moabita, decide quedarse con su suegra Noemí después de la muerte de su esposo y dice una frase que resuena a través de los tiempos: «Donde tú vayas, yo iré» (Rut 1:16). Nombrar a una niña Rut es sembrar en su corazón la semilla de la fidelidad y la fuerza de los lazos familiares.

Lía: Apreciando lo Que Tenemos

Lía, en la Biblia, inicialmente no es la esposa deseada por Jacob, pero es ella quien le da muchos hijos, incluyendo a Judá, de cuya línea nacería Jesús. A pesar de sentirse no amada, Lía se convierte en una figura central en la historia de Israel (Génesis 29:31-35). El nombre Lía puede enseñar a una niña a buscar la belleza y el propósito en su propia vida, más allá de agradar a otros.

Débora: La Líder Justa y Valiente

Débora es una de las pocas mujeres en la Biblia que ocupa un papel de liderazgo. Como profetisa y jueza, Débora lidera a su pueblo con sabiduría y valentía, llevándolos a la victoria (Jueces 4:4-9). Su nombre es sinónimo de liderazgo justo y puede motivar a una niña a ser líder en su comunidad, siempre luchando por la justicia.

Saraí o Sara: Princesa que Espera

Saraí, más conocida como Sara, es la esposa de Abraham. A pesar de su larga espera para tener un hijo, su fe permanece inquebrantable. Finalmente, se convierte en madre de Isaac a una edad avanzada, demostrando que la paciencia y la fe tienen su recompensa (Génesis 21:1-3). Saraí o Sara puede ser un nombre que inspire paciencia y la convicción de que lo bueno llegará a su tiempo.

María: La Elección del Amor

María es, sin duda, uno de los nombres bíblicos más conocidos y amados. La Virgen María es la madre de Jesús, un ejemplo de amor y obediencia a la voluntad de Dios (Lucas 1:38). Llamar a una niña María es envolverla en un manto de amor incondicional y entrega.

Noemí: Dulzura en la Adversidad

Noemí es un nombre que evoca la dulzura y la agradable compañía. En el libro de Rut, Noemí enfrenta la pérdida de su esposo e hijos, pero su espíritu amable y su relación con su nuera Rut muestra que incluso en la adversidad, la dulzura no se pierde (Rut 1:20-21). Nombrar a una niña Noemí puede ser una inspiración para superar las dificultades con gracia y esperanza.

Ana: La Oración del Corazón

Ana, madre del profeta Samuel, es un ejemplo de fe y constancia en la oración. Después de años de esterilidad, sus plegarias son respondidas con el nacimiento de su hijo (1 Samuel 1:20). Darle este nombre a una niña es desearle un corazón persistente y lleno de fe.

Raquel: La Amada Persistente

Raquel, amada por Jacob, simboliza el amor paciente y persistente. A pesar de los años de trabajo que Jacob debe soportar para casarse con ella, Raquel es el símbolo del amor verdadero y la paciencia (Génesis 29:18). Una niña llamada Raquel podría inspirar amor y perseverancia.

Rebeca: La Fuente de la Vida

Rebeca es conocida por su acto de bondad al ofrecer agua a un extraño y a sus camellos, lo que la llevó a convertirse en parte del linaje de Israel (Génesis 24:18-20). El nombre Rebeca puede inspirar generosidad y la importancia de los pequeños actos de bondad.

Isabel: La Promesa Cumplida

Isabel, en el Nuevo Testamento, es la madre de Juan el Bautista y pariente de María. Su embarazo en edad avanzada fue un signo de que nada es imposible para Dios (Lucas 1:36). Isabel puede ser un nombre que inspire fe en las promesas y la alegría de los milagros.

Lidia: La Hospitalidad Abierta

Lidia fue una de las primeras convertidas al cristianismo en Europa y se caracterizó por su hospitalidad hacia Pablo y Silas (Hechos 16:14-15). Darle este nombre a una niña puede alentarla a abrir su corazón y su hogar a los demás.

Tamar: La Búsqueda de Justicia

Tamar es un nombre con una historia compleja en la Biblia. A pesar de las circunstancias difíciles, Tamar lucha por sus derechos y su lugar en la historia de Israel (Génesis 38). Una niña llamada Tamar podría ser motivada a buscar justicia y a afirmarse en la verdad y la dignidad.

Priscila: La Maestra en la Fe

Priscila, junto con su esposo Aquila, fue una de las primeras misioneras cristianas y maestra en la fe, destacando por su conocimiento y su habilidad para instruir a otros en el camino de Jesús (Hechos 18:26). Una niña llamada Priscila podría estar destinada a ser una líder y maestra.

Jael: La Defensora Decisiva

Jael es una mujer de acción y decisión, conocida por su papel crucial en la historia de la victoria de Israel sobre sus opresores (Jueces 4:17-22). Jael puede ser un nombre que inspire coraje y determinación.

Miriam: La Danza de la Liberación

Miriam (que a veces también se traduce como María), la hermana de Moisés, celebra la liberación de los israelitas de Egipto con danzas y cantos (Éxodo 15:20-21). Llamar a una niña Miriam es invitarla a celebrar la vida y a encontrar la alegría en la libertad y en la salvación.

Marta: La Servicial y la Acogedora

Marta es reconocida por su servicio y hospitalidad hacia Jesús, aunque también aprende la importancia de tomar tiempo para escuchar y reflexionar (Lucas 10:40-42). Una niña llamada Marta podría ser recordada por su generosidad y su capacidad de equilibrar el trabajo y la contemplación.

Magdalena: La Transformación y la Devoción

María Magdalena es un ejemplo de transformación y devoción. De ser una mujer con un pasado doloroso, se convierte en una de las seguidoras más fieles de Jesús (Lucas 8:2). Nombrar a una niña Magdalena es recordarle que siempre hay un camino hacia la renovación y el amor fiel.

Sifra: La Protectora de la Vida

Sifra, junto con Púa, fue una de las parteras que salvó a los bebés hebreos desobedeciendo al faraón de Egipto (Éxodo 1:15-17). Una niña llamada Sifra podría estar destinada a proteger y valorar la vida en todas sus formas.

Estos nombres bíblicos no son solo palabras, son historias vivas llenas de esperanza, coraje y amor. Al elegir uno de ellos para un niño o una niña, se le está regalando una identidad arraigada en las ricas tradiciones de fe y fortaleza. Son faros de luz que pueden guiar su camino y recordarle siempre que su vida tiene un propósito grandioso y hermoso.

Consideraciones prácticas al elegir un nombre bíblico para un niño o una niña

Elegir un nombre bíblico para un niño puede ser una decisión significativa y especial. Recordar que el nombre que elijas para tu hijo será una parte importante de su identidad, por lo que es valioso dedicar tiempo a considerar todas estas facetas antes de tomar una decisión. Aquí te doy algunas consideraciones prácticas para tener en cuenta:

  • Significado del Nombre: Investiga el significado del nombre y su contexto en la Biblia. Muchos nombres tienen enseñanzas para niños de la Biblia poderosas que pueden ser una fuente de inspiración para tu hijo.
  • Pronunciación y Ortografía: Piensa en la facilidad con la que se pronuncia y se escribe el nombre. Algunos nombres bíblicos pueden ser difíciles de pronunciar para quienes no están familiarizados con ellos.
  • Popularidad: Considera la popularidad del nombre. Algunos nombres bíblicos son muy comunes, mientras que otros son más únicos. Piensa en si prefieres un nombre que se destaque o uno que sea más reconocido.
  • Adaptabilidad Cultural: Ten en cuenta tu contexto cultural y cómo el nombre podría ser recibido en tu comunidad o país. Algunos nombres bíblicos pueden ser más fáciles de integrar en ciertas culturas que en otras.
  • Apodos y Variantes: Piensa en los posibles apodos o variantes del nombre. Muchos nombres bíblicos tienen formas cortas o variantes que pueden ser más prácticas para el uso diario.
  • Consideraciones Familiares y Tradiciones: Si tienes tradiciones familiares o religiosas específicas, considera cómo el nombre encaja en estas.
  • Resonancia Personal y Espiritual: Reflexiona sobre lo que el nombre significa para ti personalmente. Elegir un nombre con una conexión espiritual o personal puede añadir un nivel adicional de significado.
  • Futuro Profesional y Social: Piensa en el futuro de tu hijo y cómo el nombre podría ser percibido en diferentes contextos profesionales y sociales.
  • Reacciones de Otros: Aunque la decisión final es tuya, puede ser útil considerar cómo amigos y familiares podrían reaccionar al nombre.
  • Historia y Contexto Bíblico: Entender la historia completa y el contexto bíblico del personaje asociado con el nombre puede ayudarte a tomar una decisión informada.

Elegir un nombre para un niño es una decisión que tendrá un impacto duradero en su vida. Los nombres bíblicos no solo ofrecen una conexión con la fe y la tradición, sino que también transmiten significado y propósito. 

Al explorar la riqueza de los nombres bíblicos para niños, los padres tienen la oportunidad de tomar una decisión significativa y especial que influirá en la identidad y el carácter de su hijo.

David GR